La Gaceta de Chicoloapan

El Portal de Chicoloapan es Cultura, Sociedad y Noticias.

Un Trabajo bien Pagado

Por razones que se entenderán más adelante, no puedo contar mucho, ni justificar mis acciones, diciendo que las necesidades económicas me llevaron a esta situación de la que ahora me arrepiento. Cuando tenía veintitantos años, trabajé para un grupo delictivo otrora famoso desgraciadamente.

Leer más...

Noche de Halloween

Al salir de clases Desiré y sus amigos fueron a comprar los disfraces para la noche de halloween que celebrarían en su casa. Luego, un grupo fue a comprar las bebidas y la comida y otro, los adornos. Lo más difícil para la muchacha fue obtener el permiso de sus padres para que les dejaran la casa sin presencia de adultos. Pues el festejo, según ella, no sería igual, ya que algunos jóvenes se incomodaban con la presencia de los papás.

Leer más...

El Espectro

Eugenia fue a verme a mi casa; vendía productos de belleza por catalogo. La hice pasar. Noté que había bajado varias tallas en poco tiempo; le pedí que me diera el domicilio del nutriólogo que la estaba tratando. Pero dijo que no estaba a dieta, sino que últimamente no había dormido bien, y casi no tenía hambre. Entonces le dije que viera a un doctor; pues observándola más de cerca, noté unas grandes ojeras que rodeaban dramáticamente sus ojos.

Leer más...

Horror de la Gaceta. El Cacharpo

Cuando llegué a la ciudad mi primer empleo que me permitió sobrevivir, fue de cobrador y gritón en un autobús de pasajeros, oficio al que todos conocen como cacharpo. La terminal era muy concurrida y me tocó trabajar con El Chima, un señor como de unos setenta y algo de años. Era buena gente. y trabajábamos muy a gusto. El Chima sabía que casi todo lo que yo ganaba se lo mandaba  a mis padres, así que traía doble lonche y me invitaba hasta el refresco. Yo lo respetaba y apreciaba mucho.

Leer más...

El Sillón del Abuelo

De toda la familia Rivas, el único que conservaba su casa era el Abuelo Ricardo, motivo por el cual, cada vez que alguno de los hijos, que eran tres auténticos tarambanas, se encontraban en apuros económicos o los echaban por no pagar la renta, llegaban con esposas, hijos, muebles y, hasta mascotas a refugiarse con el viejo. Después de regañarlos durante varias horas, los aceptaba, pues no podía dejarlos en la calle. Claro que esta aceptación era a regañadientes y con miles de condiciones.

Leer más...

Belinda

Un domingo por la mañana, Raquel y su familia fueron al Mercado de Sonora, famoso por sus hierbas, brujería y animales vivos que ahí se venden. Buscaban un traje de fantasía para uno de sus hermanos que iba a bailar en un festival de la escuela. Recorrieron los pasillos sin prisa, observando las cosas que se exhiben en ese lugar. Al llegar a un local de artesanías, a Raquel le gustó una muñequita de cartón, muy linda, con los labios rojos como cerezas y el pelo negro. Su papá se la compró.

Leer más...

El baño de las niñas

Estando en cuarto año de primaria nos tocó al grupo estar en el segundo piso del plantel. La escuela Joaquín García Icazbalceta se ubicaba en el segundo Callejón de Mesones, en el centro de la Ciudad de México. Como éramos los únicos alumnos en ese piso, no compartíamos los sanitarios con los demás alumnos. Así que una vez que fui al baño me sorprendió ver a una niña desconocida. Estaba llorando apoyada en el lavabo, se secaba las lágrimas con el delantal del uniforme. Al salir de mi urgencia, me lavé las manos y  le pregunté por qué lloraba.

Leer más...

Horror de la Gaceta

En el invierno de 1995 fuimos de vacaciones al puerto de Acapulco. Nos hospedamos en el Aristos Mayestic, un hotel moderno de 150 habitaciones y 20 búngalos, con alberca, discotheque, bar, playa privada, restaurante, lavandería y, en cada piso, cómodas salitas de estar. La construcción semejaba un barco y se podía ver la bahía desde todas las habitaciones; las nuestras estaban en el tercer piso.

Leer más...

La niña del vestido azul

Uno de los males de mi matrimonio, aparte de soportar durante cinco años a mi grosera y violenta esposa, fue enriquecer al abogado que llevaba el trámite de mi separación. Como no habíamos quedado en buenos términos, mi ex ponía trabas y peros a cualquier arreglo, por lo que tenía que acudir a las citas muy continuas  con el mentado abogado. En una de esas tantas ocasiones viví un episodio realmente increíble.

Leer más...

Horror de La Gaceta - Sucedió en Talpa

Hace dos años fuimos con la familia a pagar una manda, a la iglesia de la Virgen del Rosario, que está en Talpa, Jalisco. Me acuerdo bien que fue en marzo, pues en ese mes se celebraba allá la fiesta en honor de San José.

El regreso los hicimos de noche. El sueño y el cansancio vencieron a la mayoría de los pasajeros, y pronto el vehículo se quedó en silencio. Yo venía sentado cerca del chofer, quien apagó el radio, y me preguntó.

Leer más...

El Paciente

Un día cuando mi abuelo se estaba bañando, resbaló y se rompió un hueso de la cadera. Hubo que internarlo para que le colocaran una prótesis. El cuarto del hospital contaba con dos camas; una la ocupaba mi abuelo, y la otra, un anciano de más o menos la misma edad. Desconozco la causa, pero desde que lo saludé la primera vez, me simpatizó de inmediato.

Leer más...

Gracias por compartir ésta página!

Descargar Gaceta de Chicoloapan

Suscribase al Boletín

Nos gustaría mucho que aceptara nuestra invitación.